Mejoras en las instalaciones de puntos limpios

 
 
Los puntos limpios hacen una gran labor ambiental al acoger residuos que no pueden depositarse en contenedores convencionales, por contener sustancias peligrosas o ser de gran volumen. Sin embargo, diversos expertos y usuarios de los puntos limpios han señalado varios aspectos que estas instalaciones deberían mejorar para ofrecer un mejor servicio y lograr sus objetivos.

1. Aumento de la seguridad de las instalaciones

Matías Rodrigues, director general en España de la Plataforma Europea de Reciclado (ERP), asegura que “en los últimos meses se han incrementado los robos en los puntos limpios e incluso antes de que los residuos lleguen a estas instalaciones”. Según este experto, “esto se debe a que las materias primas, en particular el acero, el aluminio y el cobre, han experimentado una subida del precio muy acusada, que se une a la mala situación económica del país”.

Al tratarse de sustancias peligrosas, el robo de estos residuos puede provocar una contaminación grave del medio ambiente y pone en peligro la actividad recuperadora posterior. Por ello, el aumento de la seguridad de estas instalaciones es una de las medidas esenciales. 

2. Mejora del cumplimiento de la jerarquía de residuos

Los vertederos y las incineradoras deberían ser el último recurso para la eliminación de los residuos, pero en la práctica son más bien el primero. Ya que la directiva europea de residuos establece una jerarquía, por orden de mayor a menor importancia: prevención, reutilización, reciclaje, valorización y eliminación.
3. Aumento del número y acercamiento a los ciudadanos

Por lo general, los puntos limpios se encuentran un tanto alejados de los centros urbanos y aunque su uso es gratuito, los consumidores tienen que transportar sus residuos. Además, no todos los municipios disponen de este servicio. Por ello, sería conveniente aumentar su número tanto en núcleos urbanos como rurales.

Con la ayuda de los puntos limpios móviles, se pueden acercar a los ciudadanos estos camiones con contenedores especiales que recogen de manera selectiva y segura dichos residuos peligrosos y voluminosos. Sus responsables realizan una ruta regular por el municipio y aparcan en zonas y horas establecidas.
4. Premiar el reciclaje y mejorar el trato a los usuarios

La educadora ambiental Marta Pietro Tarazaga señala que los puntos limpios, al menos en el municipio de Madrid que conoce y utiliza, “siempre ponen alguna traba a las personas que invierten su tiempo en ir a reciclar. Raro es que no vuelvas con algo que no dejan tirar. Y no hablo de cosas extrañísimas: el líquido de la batería de una moto o el cuarto cartucho de la impresora de casa (solo puedes tirar tres de una vez)”.

Por ello, en la opinión de esta experta, los puntos limpios deberían recibir a los ciudadanos “con una actitud positiva y premiarles por su esfuerzo, en lugar de hacerles sentir como un estorbo y querer echarles cuanto antes”.

5. Divulgación de los beneficios y más información

Las campañas de divulgación sobre los puntos limpios y sus beneficios ambientales, económicos y sociales a la sociedad, contribuirían a un aumento de su uso. La mejora de la información para resolver dudas también sería necesaria, como teléfonos de contacto o páginas web.

Pietro sostiene también que deberían ser los puntos de referencia para informar y formar en materia de reciclaje: “Habría que transformarlos en centros de educación ambiental sobre el medio urbano. Es donde al ciudadano le surgen todas las dudas sobre sus residuos y sería ideal ayudarle in situ a prevenir y reciclar su basura”.
Por | 2013-09-30T14:43:00+00:00 septiembre 30th, 2013|Sin categoría|0 Comentarios