La Biomasa evita emisiones de CO2

Efectivamente, combatir el cambio climático es el gran reto al que se enfrenta el hombre en el siglo XXI, especialmente ahora que a principios de mayo hemos llegado a alcanzar máximos históricos en emisiones de CO2
 
 
El cambio climático, sobre todo en esta primavera que no parece querer asentarse, está en boca de todos. Esto puede ser un indicador de la conciencia social que empieza a generarse, por la incertidumbre del futuro, por alcanzar objetivos y políticas o por ser más competitivo.
Efectivamente, combatir el cambio climático es el gran reto al que se enfrenta el hombre en el siglo XXI, especialmente ahora que a principios de mayo hemos llegado a alcanzar máximos históricos en emisiones de CO2: 400 partes por millón de moléculas. Según los expertos, en 3 millones de años no se había registrado una cifra similar, siendo la media, entre 180 y 280 partes por millón.
Poner en marcha políticas e incentivos que hagan disminuir las emisiones de CO2, tanto para empresas como para los ciudadanos de a pie sin dejar de estimular el compromiso medioambiental, es fundamental.
Las energías renovables son una buena arma para poder utilizar ante la amenaza del aumento de las emisiones de CO2. Según “Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España en 2011”, en ese año, las renovables evitaron 38 millones de toneladas de emisión.
Respecto a la biomasa, procedente de restos de cosechas o limpias de montes, computa neutro en el ciclo del CO2, puesto que las emisiones que resultan de su combustión, son compensadas con las absorbidas durante su ciclo de vida.
Para que nos hagamos una idea, respecto al ahorro de emisiones que se conseguiría según los objetivos fijados por el Plan de Energías Renovables 2011-2020 con biomasa para generación eléctrica la cifra sería de 2.129.350 t/año y de 2.374.124 t/año de biomasa térmica.
Actualmente cabe esperar que la aplicación de la biomasa para uso doméstico y residencial tome cierto protagonismo debido al aumento del precio de los combustibles fósiles y gracias a la aprobación del RD 235/2013 con la necesidad de la obtención de una calificación energética. Mientras, por otro lado, la generación de electricidad por biomasa, está congelada. Muchos proyectos, debido a las últimas políticas energéticas, se han quedado paralizados, a la espera de un contexto más favorable que propicie la creación de empleo, el desarrollo de zonas rurales así como continúe favoreciendo la prevención de incendios, aportaciones que la biomasa hace a la sociedad, creando un círculo virtuoso.
Muchas son las propuestas que se pueden hacer para evitar las emisiones de CO2 y ralentizar el progreso del cambio climático. La biomasa representa una buena alternativa a los combustibles fósiles que, además, mantiene un precio competitivo y no dependiente de escenarios internacionales.
 
Bernature
“el mundo en tus manos”
 
 

Por | 2013-05-31T13:39:00+00:00 mayo 31st, 2013|Biomasa, CO2|0 Comentarios