¿Sabes cuál es el material más reciclable y uno de los más reciclados del mundo?

 
 
Lo conocemos fundamentalmente por ser un material muy utilizado en la construcción o en el sector de los transportes, sin embargo en nuestros hogares lo encontramos en las latas de refrescos que bebemos, en los blísters de los medicamentos que nos tomamos, o en los envases de comida que comemos. La próxima vez que te encuentres delante de la tapa de papel de aluminio de un yogur piensa que tienes delante a uno de los materiales más reciclables del mundo. Sigue leyendo si quieres saber qué queremos decir con esto.
El 75% de todo el aluminio que se ha fabricado desde hace más de 125 años (700 millones de toneladas aproximadamente) se encuentra todavía en uso gracias al reciclado. Y esto es así, porque cualquier producto de aluminio puede ser reciclado infinitas veces sin perder sus propiedades. Te preguntarás cómo puede ser. Y la respuesta está no sólo en la conciencia social de la gente, en los canales de recuperación que existen para este material, sino también en el hecho de que el proceso de recuperación es bastante sencillo y está técnica y económicamente resuelto.

Un operario con martillo hidraúlico se dispone a "sacar partido" de una lata de refresco.

¿Cómo se recupera?
Quizás el aluminio, por la diversidad de aplicaciones domésticas que tiene, no sea uno de los residuos más fáciles de clasificar para su reciclaje en el entorno doméstico. Por poner un ejemplo de lo que hablamos y centrándonos en el sistema de recogida de residuos implantado en la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona:
  • El aluminio de los envases de medicamentos (blisters, etc.) debemos entregarlo en las farmacias o en los puntos SIGRE.
  • Las latas de refrescos o conservas, envases de cartón forrados, envases de comida preparada o de alimento de mascotas, botes o las tapas de yogur, deben ir al contenedor de envases.
  • El papel de aluminio que se utiliza por ejemplo en  los envoltorios de mantequilla, tapas de yogures, envoltorios de quesitos, preferiblemente lavados y limpios,  al contenedor de materia orgánica y resto.
  • Residuos voluminosos o RAEE’s que puedan contener elementos alumínicos, al Punto Limpio.

En definitiva, diferentes tipos de recogida, en el ámbito doméstico, para un mismo material. Y esto sin olvidarnos  del aluminio recuperado en el ámbito industrial, donde los sectores de la construcción, del transporte, la química, etc. copan también altas tasas de utilización.
Con todo, el ciclo del reciclado de aluminio empieza incluso antes del final de la vida útil de los residuos y de justo después de su producción como material, ya que los recortes y restos de este proceso industrial se recuperan y reciclan directamente.

El proceso de reciclado del aluminio resumido en tres imagenes.

Una vez que el aluminio, sea por el canal que sea (recuperadores tradicionales, plantas de selección y compostaje, recuperaciones complementarias y valorización energética), llega a la planta de reciclado (IMAGEN IZQ.), el primer paso es separar el aluminio de otros metales y elementos que puedan contaminarlo mediante diversos métodos: manualmente, separadores magnéticos, Separadores por Corrientes de Foucault, etc. (IMAGEN CENTRAL). Una vez eliminadas todas las impurezas el aluminio, éste es prensado, embalado y enviado a fundición. Posteriormente se traslada a plantas específicas para su refabricación. Finalmente, el fundidor o refinador lo convierte en lingotes, tochos, productos de desoxidación, etc (IMAGEN DCHA) que serán utilizados para crear nuevos productos destinados al consumo humano o industrial.

El sistema de recuperación del aluminio consigue que de las 5,2 millones de toneladas de material que se produce al año en Europa, 1,9 millones de toneladas sean recicladas. En España y según los últimos datos ofrecidos por la Asociación para el Reciclado de Productos de Aluminio (ARPAL), en 2012 se recogieron más de 18.000 toneladas sólo de envases de aluminio, que en porcentaje de tasa de recuperación, supone un 40,5% ( frente al 50% europeo). En otros sectores, las tasas de reciclaje europeo son más altas: el 85% en construcción y el 95% en transporte.
En cualquier caso, son unos datos muy importantes que ponen de manifiesto el valor de las acciones y actuaciones de la Industria Europea del Alumnio por favorecer la sostenibilidad del tercer material más común de la corteza terrestre y más reciclable. En España, la asociación ARPAL es la encargada de promover iniciativas y actividades para fomentar y extender en España el hábito de recoger y reciclar productos de aluminio disminuyendo así la extracción de la materia prima, el mineral bauxita, y contribuyendo al ahorro de energía. Una labor que le ha valido numerosos reconocimientos. El último de ellos el Premio Madre Tierra, un prestigioso galardón en España que reconoce la labor realizada en pro del reciclaje y la recuperación, por su labor de desarrollo de la sociedad del reciclado.
Desde iniciativas domésticas como el Juego del Papel de aluminio para reconocer elementos que lo contienen en el hogar; a acciones más globales y transversales como la promovida por la Asociación Europea de Papel de Aluminio (EAFA) para el reciclaje de tapones de rosca de aluminio o acciones de la industria, como la reducción en los últimos 16 años del grosor del papel de aluminio (actualmente llega a medir la décima parte de un cabello humano) y del peso de las latas de bebida (15% menos de peso) están consiguiendo no sólo gestionar mejor los recursos naturales sino reducir hasta un 95% menos el consumo de energía necesario para la producción primaria del aluminio.
Con todos estos datos, ¿qué vida útil estás dispuesto a dar al próximo envase de comida preparada que entre en tu frigorífico: seis meses o toda una vida? Está en tus manos.

Bernature
“el mundo en tus manos”
Por | 2013-09-04T14:06:00+00:00 septiembre 4th, 2013|aluminio, materiales reciclables|0 Comentarios